martes, 29 de marzo de 2011

DIARIO DEL VIAJE A LA ANTÁRTIDA ( X I X ).



Navegando por el Canal de Newmayer.

Día 19 de diciembre de 1989.
Cuando me he levantado para entrar de guardia, ya estábamos navegando y por lo que pude leer en el Cuaderno de Bitácora (esto es un libro donde se van anotando todas las vicisitudes de cada guardia como son los rumbos, las temperaturas, los vientos,  los consumos de combustible y agua, así como las novedades que el Oficial de Guardia estime oportunas queden reflejadas en el citado Cuaderno), se levantó el fondeo a las 23.00 horas, lo que quiere decir, que no se aguantó la mar que se estaba levantando; se salió de Bahía Discovery y arrumbamos entonces hacia la Isla de Livingston.

Hacia las 05.00 horas de la mañana, avistamos la Isla, y redujimos la velocidad para hacer tiempo y entrar en la Bahía Sur a la hora prevista: las 08.30 horas. Encontramos dos bancos de niebla, no muy grandes, pero si espesos, así como algunos témpanos de hielo, pero seguimos navegando sin novedad.

A la hora prevista, llegamos al sitio y fondeamos con un poco de cuidado, ya que la zona de fondeo, estaba rodeada parcialmente de hielos -más o menos grandes- que llegaban hasta la playa; a las 09.30 horas quedamos fondeados. Una vez que el personal estuvo preparado, se comenzó con el barqueo de éstos y de material a tierra y también se descargaron unos bidones de combustible para la Base y para el Destacamento del Ejército de Tierra, que le hacían falta.
De visita en las Bases Antárticas.

En el Puente de Mando, continuamos el Oficial de Guardia con el que monto yo la guardia, Abel -el Radio- y yo, "jugando" con el ordenador; bueno, más que jugando, estábamos intentando sacar un modelo de "diploma conmemorativo" para reseñar el Cruce del Círculo Polar, para cada miembro de la dotación. Lo logramos y después de quedar más o menos conformes con la idea que nos traíamos entre manos, lo guardamos para que cuando lleguemos a España, llevar el modelo a una imprenta para su confección; eso si, siempre y cuando el mando, no lo desestime. Por lo demás, el día ha transcurrido tranquilo, a bordo se ha continuado con el trabajo de barqueo; por la tarde llegaron al buque los militares que se encuentran en el Destacamento de tierra y se alegraron un montón de volver a ver las caras conocidas, después de estar seis días sin vernos y de estar realizando trabajos muy duros en la nieve y en la montaña, nos comentaron que es muy agradable volver a encontrar el calor humano que se respira en el Comedor de Marinería, la comodidad de estar bien sentados y en compañía de la dotación del buque, que siempre damos un trato excelente a toda persona que llega a "nuestro Reino".

De esta manera finalizo el día, metiéndome en cama, temprano y entrando de guardia a las 24.00 horas de un nuevo día que comienza.

Día 20 de diciembre de 1989.
""Fondeados frente a la BAE "Juan Carlos I". Durante el día de ayer se ha procedido al apoyo logístico de la BAE suministrando 4.000 litros de gasóleo antártico y 400 litros al Destacamento de la Agrupación. Se ha creado un depósito de 18.000 litros de gasolina en la BAE con el combustible recogido en la Base "Arturo Prat".
...Durante el día de ayer embarcó a bordo el Comandante Geodesta, don Rafael Estrada Nérida, con un equipo GPS (Global Positioning System) para participar en la línea Geodésica Livingston-Decepción-Palmer.
Se pretende, trasladarnos a la Base Antártica Estadounidense "Palmer", al Sur de la Isla de Anvers. Allí, quedarán dos científicos realizando ese punto GPS (Global Positioning System) interferométrico con Livingston y Decepción. Se saldrá a continuación a cruzar el Cículo Polar Antártico y progresar hacia el Sur hasta Bahía Margarita, donde se encuentra la Base Antártica Chilena "Carvajal". Todo lo anterior, dependiendo de la meteorología y situación de hielos.""
Con el escudo de la Base China "La Gran Muralla".

Al entrar de guardia, me dispuse como en todas las guardia a estar atento y vigilante, por lo de los hielos, y la verdad es que aunque no llega la noche por completo, el paisaje cambia de tonalidad y parece como más tétrico, más triste y solitario. La edificación de la BAE, se veía sin luz, lo mismo que el Destacamento, y las montañas con menos nieve que el último día que estuvimos aqui fondeados. Durante la noche, se nos acercaron bastantes hielos, pero no muy grandes, por lo que no había nada que temer, pero si tener el "ojo avizor", no fuero que sin darnos cuenta apareciera alguno de los gordos. La playa de la BAE, estaba completamente llena de hielos varados, empujados por la corriente, en espera de que con el paso de los días y la fuerza del agua, se fueran derritiendo poco a poco.

También tuvimos la visita de un par de focas que estuvieron merodeando alrededor de nuestro barco durante un rato bastante grande, hasta que, o se cansaron de observarnos sin saber que clase de animal éramos, o nos reconocían y nos daban poca importancia, y optaban por volver por donde mismo habían venido. Continuamos la guardia, en vigía permanente y ¡como no!, trabajando en el ordenador. Porque una cosa que el Oficial y yo hacemos a diario, es escribir la singladura para el Parte de Campaña (que es todo lo que se anota en el Cuaderno de Bitácora durante toda la Campaña y que posteriormente se remitirá a Cuartel General de la Armada, en Madrid), y para el resumen de la Hoja de Servicios de cada uno de los miembros del buque y de la Expedición, para que quede constancia de las navegaciones desde que salimos de España.

De esta manera, mantenemos al día todo lo referente a la navegación (particularmente y por lo que sé, es la más importante que ha hecho este buque desde que está prestando sus servicios como buque de la Armada), teniendo que anotar cualquier vicisitud que haya ocurrido a lo largo del día.
El lobo marino.

Por la mañana, levamos hacia las 11.40 horas para ir en demanda de la Isla Decepción, para ver como estaban los científicos y las instalaciones, y comprobar también que tal iba el programa establecido para este Destacamento; según salimos de la Bahía Sur, nos encontramos cerrados en niebla, por lo que navegamos en atenta vigilancia,  ya que con la niebla no se distinguen los icebergs y hay que estar muy atentos; al llegar a la boca de entrada de la Isla -Los Fuelles de Neptuno-, vimos que era imposible efectuar la entrada, ya que ésta es muy estrecha y con una sonda de 9 metros (la más baja), por lo que se decidió dar la vuelta y navegar por los alrededores para esperar a que el tiempo abriera un poco, como así ocurrió más tarde. Por lo tanto, entramos directos al punto que tenemos ya establecido para el fondeo, con una profundidad de 39 metros (sigo recordando aqui, que este punto de fondeo que tenemos escogido es la boca de otro cráter submarino que por el momento no da señales de vida, lo que nos da un poco de tranquilidad y al mismo tiempo, es el sitio más idóneo para fondear, por la profundidad y porque de los que hemos detectado con el sondador, es el sitio que dispone de una buena aguja de piedra, donde pueda trincarse bien el ancla).

Dentro de la Isla soplaba bastante viento y tardamos un poco más de lo normal en coger el punto exacto del fondeo, pero a las 16.45 horas lo logramos e hicimos fondo con 8 grilletes. Se arriaron las embarcaciones, para que el Jefe de la Expedición, y el Teniente Coronel, Jefe del Grupo del Ejército de Tierra, bajaran a ver las instalaciones y saber de los trabajos realizados.

También bajó a tierra nuestro Mayordomo, el Lubina, para tomar buena nota de los víveres que les iban hacer falta para la nueva fase de "soledad obligada", a la que iban a volver a estar sometidos durante un periodo de días. Porque en cuanto salgamos de aqui, vamos derechos a cruzar el Círculo Polar y después a Bahía Margarita y Base Palmer" (la Base Americana).
Por el Estrecho de Gerlache.
Por la tarde, hemos recibido una noticia agradable: nuestro compañero Antonio, fue operado ayer a las 20.30 horas de apendicitis y que la operación fue un éxito, su estado es satisfactorio, por lo que al momento de recibir la noticia, se encuentra perfectamente. Posiblemente haya la posibilidad -aunque todavía no es seguro- de que vuelva a embarcar sobre el día 27 ó 28 de este mismo mes. Seguramente lo recojamos en la Base "Teniente Marsh", donde llegará en avión procedente de Punta Arenas.

La verdad es que nuestra tristeza es que tenga que pasar los días de Nochebuena y Navidad, sin ningún allegado o conocido a su lado. Aunque sabiendo como es él, seguramente que donde esté, hará amigos enseguida y no se encontrará solo. Ya nos contará como le fué. Desde luego, la ausencia de nuestro compañero, ha pesado mucho en el ánimo de todos, desde el Jefe de Expedición, pasando por el Comandante del buque, y por supuesto, a todos sus compañeros. Aunque no lo haya hecho constar, desde que se fué, hemos preguntado siempre por si había alguna novedad respecto a él, y hemos sabido que ha sido tratado a cuerpo de rey. Y hoy por fin, nos han dado la alegría del resultado de su intervención quirúrgica.
Para una postal de Navidad.

A las 22.00 horas he vuelto a entrar de guardia y durante la misma, hemos recibido a las embarcaciones que estaban en tierra y al personal del Destacamento que querían subir a bordo para saludar a todo el mundo. Después de saludar por todos sitios, y entrar en calor, nos contaron sus impresiones: que han tenido vientos de 80 y 90 nudos, que han echado de menos la comida del maestro Lubina, que han pasado bastante frío... pero que física y psicológicamente están bien, y agradecen mucho volver a bordo del buque.

Acabo el día y la guardia a las 24.00 horas, esperando poder descansar bien, porque mañana es seguro que tendremos bastante ajetreo.

Día 21 de diciembre de 1989.
""Fondeados en Decepción, frente al Destacamento. Se pretende a lo largo del día efectuar, dependiendo de la meteorología, el barqueo a la playa del equipo científico que tiene que apoyar los trabajos a realizar en "Palmer", Livingston y al Sur del Círculo...
Al atardecer y, una vez finalizados los trabajos programados, en la medida que el tiempo lo permita, se saldrá hacia "Palmer" y Círculo Polar; la situación meteorológica aparece favorable y en la derrota se pretende seguir los Estrechos de Gerlache y Bismark, para entrar en Port Arthur (Base "Palmer") en la tarde-mañana.
...Hoy empieza el Verano Austral, Invierno Boreal, a las 19.00 hora local.""

""La Base Norteamericana "Palmer", fue una instalación inicialmente inglesa, que fue cedida a EE.UU. en el año geofísico internacional. Se trata de la Base más importante en la Antártida para estudios biológicos y su entorno se encuentra protegido. Al entrar en Port Arthur, dejaremos por babor, el caso del "Bahía Paraíso", hundido el año pasado en esta zona, al salir de "Palmer"... ""

Pues aqui estoy de nuevo, entrando de guardia a las 08.00 horas, y pronto ha empezado el ajetreo, porque en el Destacamento de tierra, se va a izar la Bandera Nacional y comerán allí pues una representación de la dotación y de la Expedición, lo que quiere decir que, a bordo vamos a quedar muy pocos. Bueno, por lo menos no habrá tanto jaleo, así que hemos pasado la mañana muy tranquilos, y con la consiguiente juerga, porque a nuestro Mayordomo Lubina, le ha venido publicado el destino, ya que el buque en el que está destinado -el yate "Azor"-, lo dan de baja en la Armada en el mes de mayo próximo, y entre otros destinos publicados, le ha venido el que él quería, pero fue el único que no le mencionamos, por lo que anduvo mosqueado todo el tiempo que quisimos, hasta que al final le dijimos que era una broma... que si podría pedir el destino que quería, y entonces le entró la alegría en el cuerpo, y se portó muy cariñoso con todos nosotros, porque al fin y al cabo era para estar contento. Uno siempre está contento si cuando pide un destino se lo conceden.
Costa del Continente Antártico.
Conseguimos que nos pusiera bien de comer, porque nos servía lo que le pedíamos. Y había que aprovechar el momento en que se le veía "flotando" pensando en su nuevo destino, para poder sacarle lo mejor de lo mejor, porque apenas se quejaba de nada y a todo decía que si.

Por la tarde empezaron a llegar las embarcaciones con personal del buque que tenía que entrar de guardia, sobre todo el personal de Máquinas, porque a las 21.00 horas salíamos de allí y además, se empezaba a levantar viento, o sea que que la cosa no estaba para bromas. Y así fue, a las 21.00 horas en punto, empezamos a levar, y salimos de Isla Decepción, por Los Fuelles de Neptuno -como única salida y entrada-, rumbo al Estrecho de Gerlache, en demanda de la Base "Palmer" y Bahía Margarita, que son los puntos definidos de nuestras próximas singladuras, y a continuación... ¡¡el cruce del Círculo Polar!!. ¡¡Que excitación hay en todo los que vamos a bordo del "Las Palmas", sabiendo que ya vamos a tomar el rumbo para el Círculo Polar!!. Durante la navegación, se reunió bastante gente en el Puente... las típicas visitas para ver como se navega desde allí arriba. Y el tema de conversación que hubo fue la comida en tierra y lo bien que habían montado "la casa roja" -ese era su color- del Destacamento.

Bueno, pues hablando del cruce del Círculo Polar, parece que quiere decir que vamos al Polo, pero en realidad a lo que vamos, es a cruzar el Meridiano 63, que es donde el sol no llega a ocultarse y lo ves en toda su inmensa bola de fuego, ahí es donde ya no hay atardecer, ni anochecer, ni nada de nada.... totalmente de día... ¡¡de día!!. La verdad es que parece no tener mucha importancia, pero si, si que la tiene, claro que si... puesto que seríamos los primeros en la Historia de la Armada que llegaríamos a esa Latitud  tan lejana (y pido perdón por ser tan reiterativo en este dato, pero para nosotros es muy importante). Seguramente no figuraremos en los libros de texto que trate la Historia, y seguramente que con el tiempo, a mucha gente se le olvidará este dato, pero nosotros podremos contar a nuestros hijos, nietos, y amigos que fuimos los primeros Marinos de la Armada Española, que a bordo de un pequeño buque llegaron tan lejos en el mundo haciendo una Campaña Científica.
Paisaje espectacular con la mar totalmente en calma.
Con ese pensamiento, ese clima de excitación y con un poco de tensión, arrumbamos al Estrecho de Gerlache, y mientras tanto, íbamos divisando unas maravillas de paisajes, todo nevado y lleno de glaciares por doquier; no te cansas de mirar a un lado y a otro, e incluso sacas fotos a diestra y siniestra porque merece la pena tener un recuerdo gráfico de lo que se está viendo y viviendo. Es muy probable que pocos de los que aqui estamos ahora, vuelvan a tener una oportunidad como ésta, de navegar en tan maravillosos paisajes. Paisajes que solo los podrías ver en los documentales que dan por televisión, por eso la mayoría de nosotros no pierde el tiempo, y continuamente están sacando fotografías, buscando algún punto determinado para conseguir la mejor foto, algo en concreto que llame la atención y merezca la pena guardarlo para luego, cuando la veas o enseñes a alguien, relatar los recuerdos de ese momento.

Y viendo estas maravillas de la naturaleza, salí de guardia para descansar, que a lo más seguro será un sueño bastante relajado teniendo en las retinas unas imágenes tan puras y reales, que va a ser difícil olvidarlas.

Día 22 de diciembre de 1989.
""... Nos encontramos navegando en el Estrecho de Gerlache, dirigiéndonos hacia la Base "Palmer". Las condiciones meteorológicas parecen favorables y la presión alta, por lo que si al llegar a "Palmer" la situación o expectativas no hubieran variado, se continuará a cruzar el Círculo Polar Antártico, progresando hacia el Sur hasta donde el hielo y la meteorología lo permitan... "".
Estrecho de Gerlache.

Seguimos navegando por el Estrecho de Gerlache, y a pleno sol. Nadie de los que vamos a bordo, diría que son las 04.00 horas de la mañana, porque es increíble lo que estamos viviendo. Parece un día primaveral y sin embargo es la madrugada de un nuevo día, pero aqui parece que eso no tiene sentido al ver el sol brillando en lo alto de un cielo totalmente azulado y sin nubes en derredor...

Es como si fuera un día de sol al mediodía y en cualquier lugar del mundo, pero solo que aqui, son las 04.00 horas de la mañana y parece algo increible. Montañas nevadas de una altura impresionante, a un lado y a otro del Estrecho, nos cruzamos con varias ballenas "Yubarta", que se entretenían jugando e incluso hubo una, a la que tuvimos que sortear para no "atropellarla", porque el animalico debía ir durmiendo y flotaba sobre el agua. Dicho y leído literalmente, flotando en el agua; es decir, estaba como un trozo de hielo o de corcho, y claro, al parecer no se enteraba de que por allí estábamos nosotros y que le podíamos causar daño sin querer. Pero como nosotros no somos mala gente y nos creemos lo suficientemente civilizados... la esquivamos, varíamos el rumbo para no "atropellarla" y pensando también que a nosotros nos podía causar también algún tipo de daño material en el casco del buque. Una vez que la esquivamos, se apercibió de nuestra presencia, y se sumergió inmediatamente perdiéndose en las profundidades marinas. Posiblemente fuera a decirle a Neptuno que en la superficie había un barquito pequeño de color naranja que navegaba muy tranquilo y que no eran cazadores de ballenas, porque a ella la habían respetado.

Más tarde, a eso de las 05.30 horas de la mañana, divisamos un barco que iba pegado a la costa y se le veía como si fuera de juguete, lo observamos a través de los prismáticos, y veíamos un barco que desplaza aproximadamente unas 2.000 toneladas o algo más, este barco era el "Polar Duke", y es un conocido de personas que en él estuvieron por aqui, la pasada Campaña. Se enlazó con ellos a través del Radioteléfono y se entabló una conversación -en inglés, claro- para darnos a conocer y preguntarles hacia donde se dirigían y que era lo que hacían; la respuesta fue que se dirigían al Norte haciendo trabajos de Biología y Geodesia, y nos hicieron la misma pregunta a nosotros. Contestados fueron, diciéndoles que ibamos rumbo a Bahía Margarita, pero sin comentarles que realmente la intención era ir a cruzar el Círculo Polar, ya que hubiéramos quedado ante ellos como auténticos "catetos", ya que ellos lo pasan a diario y no les resulta nada novedoso, ni mucho menos.
Con mi compañero, J.R. Bravo.

Después de intercambiar saludos, continuamos nuestra ruta, y lo que se observaba era totalmente impresionante: ver el fondo del Estrecho, del que nos parecía estar a una distancia mínima, cuando en realidad se encontraba a 60 kilómetros de distancia, y era un paisaje totalmente deslumbrador, por la luz del sol que reflectaba sobre el blanco de la nieve y los hielos. Según nos comentaron los científicos, esto se debe a un fenómeno atmosférico que se conoce como "la no apreciación de la distancia", gracias a la pureza que hay en la atmósfera por estos sitios.

Es decir, este fenómeno hacía que mirando a un punto determinado calcularas la distancia que pudiera haber, y a continuación mirando el mismo punto a través del radar, te dabas cuenta cuán equivocado podías estar en el cálculo. Algo extraordinario. Mirábamos hacia la costa del Estrecho y se calculaba, aproximadamente, en un 1 kilómetro de distancia, cuando en realidad estaba a unos 8 kilómetros. Se había visto un desprendimiento de hielo de la costa, hace aproximadamente unas dos horas, y todavía estábamos a la altura de donde se había producido el desprendimiento..., al final del estrecho se divisaba la cima del Monte Nemo -se estaba viendo desde las 02.00 horas de la mañana- y parecía, daba la sensación de que no nos habíamos movido del lugar, porque no veíamos que nos acercáramos a ese lugar... ¡¡algo increíble esta pureza en el aire!!. No te deja calcular a simple vista la distancia que más o menos tienes en tu vida cotidiana. Algo impresionante, de verdad, porque en la realidad cotidiana, ¿que distancia puedes alcanzar con la vista...?

A las 08.00 horas salí de guardia, y me fuí a dormir, porque la verdad es que estaba bastante cansado, así por lo menos lo haré hasta las 14.00 horas, en que vuelvo a entrar de guardia... si es que no me levantan antes de tiempo.

Cuando volvía a entrar de guardia, ya estábamos navegando fuera del Estrecho de Gerlache, que no resulta tan estrecho (el ancho es de 16 kilómetros, 2 kilómetros más que el Estrecho de Gibraltar), y si muy largo. Continuamos la ruta, y a las 17.05 horas se batió el record de este buque y de la Armada Española, al rebasar el Paralelo 65ºS y 65º 13'W. Navegamos con una mar muy llana y sin apenas viento por lo que se hace muy tranquila, pero demasiada tranquilidad era ésta, cosa a la que no estábamos acostumbrados, navegando como hemos estado navegando con mala mar, vientos muy fuertes y más temporales. Esto no nos cuadraba porque lo veíamos un poco anormal.

Y como era mucho decir, tuvo que surgir algo. A las 23.30 horas, ¡¡se paró el motor de Babor!! y por más que se intentó, no lograron arrancarlo de nuevo, por lo que nos vimos obligados a dar la vuelta para buscar un sitio donde poder intentar reparar la máquina, ya que con un solo motor íbamos arriesgando demasiado, y claro, de esto poca gente se enteró, porque la mayoría iba durmiendo. Solo nos percatamos de ello, por la mañana, cuando nos levantamos para hacer la jornada del día, y en las caras de todos nosotros se notaba la desilusión y la rabia que causó esta avería, que nos iba a dejar sin poder cruzar el Círculo Polar, ¡que mala pata, por las barbas de Neptuno!.

Hoy también ha sido el día del sorteo de la Lotería Nacional, la de Navidad, y de momento no nos hemos enterado en donde han caído los premios y si alguno de nosotros -por una casualidad rara de la vida- ha resultado agraciado. Esperemos que alguno haya tenido suerte y le haya tocado algún "pellizco" de la Lotería.

La boca de salida de Isla Decepción... ¿¿al atardecer??
video




2 comentarios:

  1. Qué pequeño se ve el barco en comparación con semejante montaña...

    ResponderEliminar
  2. Además de que el barco en si mismo, es pequeño, las montañas son muy altas. Esta que se ve en la foto, aproximadamente llegaría a los 2000 mts de altitud.
    Gracias por tu comentario. Estás invitado a ver todos los relatos... si te apetece, claro.
    Un saludo, amigo Mtiag.

    ResponderEliminar